Tiempos de desconexión, tiempos de colección. Durante años he hecho este ejercicio de coleccionar de forma efímera objetos en la playa. Digo efímera porque comenzó como un juego con mis sobrinos para entretenerlos.
Una vez que teníamos la colección de objetos iguales, eran desechados de nuevo a la orilla de la playa. 
Poco a poco se convirtió en un hábito, y a cada playa que iba, procedía a "ordenarla". Aunque recorrí playas de otros lugares, al editar todo el material fotográfico, me quedé con las realizadas en las playas de Málaga.