La iniciativa pretende dar visibilidad a perfiles creativos, sea cual sea su campo.
Para mí, como creador, es una oportunidad genial para conocerlos y compartir ideas.
B+M+L es un joven estudio formado por tres arquitectos malagueños que concibe arquitecturas contemporáneas que entienden el entorno en el que se enclavan y las necesidades de programa de sus futuros usuarios. Nuestro objetivo prioritario es dar soluciones a largo plazo para mejorar la vida de las personas. Su proceso proyectual se basa en crear y definir relaciones espaciales, articulando nuevas geometrías desde cero o desvelando las potencialidades de las arquitecturas corrientes, con atención al detalle y el diseño. Ponen especial énfasis en el trabajo con los materiales para conectar la arquitectura con las personas y generar sensaciones que favorezcan su bienestar.
Desde la preexistencia entendida como memoria, establecen continuos diálogos: lo existente y lo nuevo, los oficios tradicionales y la tecnología, la correspondencia entre pensamiento y técnica, que enriquecen y cargan de matices las ideas materializadas.

En B+M+L trabajan la arquitectura como herramienta para vivir mejor.
Alba Urbano Ruiz, Diseñadora y creativa, apuesta por la importancia de la flor en el diseño.
En 2019 explora el arte floral, llegando a participar como asistente artístico de @flor_motion , colectivo que participó en la III edición del @festivalflora . Esa experiencia la ha llevado a querer dar visibilidad a este arte dentro de su profesión, el interiorismo, apostando por las colaboraciones entre artistas florales y diseñadores en un mismo proyecto.
Antonio R. Montesinos, Artista visual, aunque a veces también trabaja escribiendo sobre arte y arquitectura, realizando proyectos de mediación artística o comisariando proyectos expositivos.
Montesinos nació en Ronda y se crio en Fuengirola. Aún habiendo vivido en distintas ciudades –como Sevilla, Valencia, Múnich, Madrid o Barcelona– el hecho de crecer en la Costa del Sol (ese monstruo urbano que no deja de crecer y engullir paisaje) ha favorecido su interés por lo el fenómeno urbano en general.
En sus últimos proyectos está especialmente interesado en nuestra relación –siempre tensa– con las estructuras de ordenación del espacio público, por el poder de lo especulativo para generar modelos urbanos o de convivencia más justos y diversos, así como por planteamientos que nos permitan difuminar e integrar lo que entendemos como entorno construido y entono “natural”.
PEÑA EL PALUSTRE
Cuando comenzaron a construir, ni sospechaban que su obra duraría tanto. Eran un grupo de jóvenes albañiles a finales de los 60 que habían creado una peña para poder tener su propia caseta en la feria y que, en una de tantas, decidieron picarse un día entre ellos. El plano de una figura a realizar, todos la misma, y ¡hala!, a ver quién es el mejor en lo de juntar ladrillos. Pero no haciéndolo de cualquier manera, sino con una dedicación de la que ya no sobra: mojando cada ladrillo, imaginando el replanteo, rematando con el palustre; entendiendo la albañilería como un arte.
Más de medio siglo más tarde, el concurso de albañilería de la Peña El Palustre es el más antiguo y prestigioso de los que se celebran en nuestro país. A finales de septiembre, el barrio malagueño de El Palo se asoma a observar a los mejores profesionales de la construcción de España competir junto al mar, convertidos en estrellas durante unas horas al año. Es, dicen los propios albañiles, su Champions League particular.
Mari Carmen Peláez Postigo (izquierda) es la actual presidenta de la peña y de la comisión organizadora del concurso, y se encarga de que todo esté donde debe estar. Demófilo Peláez Postigo (centro) examina como cabeza del jurado que los trabajos estén a la altura: la mayoría se caen ante lo rocambolesco de la figura propuesta por la organización. Y, mientras tanto, Manuel Peláez Santiago (derecha) se ríe y pasea entre las cuadrillas para certificar que el concurso que fundó y el arte que tanto ama siguen en buenas manos. A veces ocurre: se da el milagro y son cosas sencillas, construidas con mimo casi fraternal, las que alcanzan la trascendencia.
Texto: Demófilo Peláez Agudo
María Góngora, Graduada en BBAA por la UMA y cursando el Máster de Producción Artística Interdisciplinar.
Su obra se centra en explorar la identidad a través de narrativas que deambulan entre lo siniestro, lo irreal y el extrañamiento.
Manos Disidentes es su trabajo más reciente, compuesto por escultura, ganchillo, y piezas audiovisuales.
Su objetivo es establecer un relato alegórico sobre la situación de la mujer dentro del hogar, subalterna al hombre bajo la cultura patriarcal.
Las obras que aparecen es esta serie fotográfica, pertenecen al proyecto. Estas se centran en rescatar la acción de tejer para tergiversarla. Labores manuales conviven en el espacio con vestigios de seres vivos que remiten a la muerte y la decadencia. Estos enseres a su vez, pretenden crear una relación directa entre la masculinidad y el poder con la feminidad, y la dedicación escondida tras el hilo, que recoge y aúna (como hace la mujer) dichos elementos.
Damián López, Diseñador. En 2011 funda @leblume , donde crea proyectos de interiorismo, espacio y objetos. En su trabajo busca siempre la diferenciación a través de la simplicidad, el uso de materiales tradicionales y técnicas artesanales.
Posa junto a Soleá, una silla diseñada por él para la empresa @alutec_furniture .
En 2019, Soleá es presentada en la Barcelona design week. Además, formó parte de la expo Iconos Contemporáneos de Neo2.
Retratos al arquitecto Luis Ruiz Padrón. El ejercicio como profesional liberal le ha convencido del valor del dibujo como piedra angular del proceso de ideación del proyecto, y del de observación para la comprensión del mundo real. Por ello, considera dentro de su producción arquitectónica no solamente sus proyectos de edificación sino también sus reflexiones sobre arquitectura y ciudad, tanto escritas como dibujadas. Su obra construida se complementa con su trayectoria docente e investigadora en el área de la expresión gráfica arquitectónica, materializada en numerosas publicaciones académicas y divulgativas, entre las que destacan varios libros sobre la ciudad de Málaga y una prolongada colaboración en prensa con los diarios SUR  diario sur y La Opinión de Málaga la opinión de malaga. Siempre lleva consigo una pequeña libreta en la que capturar al vuelo fragmentos fugaces de la vida cotidiana .
Retratos al pintor y escultor Diego Santos.
Para llegar a los orígenes del estilo del relax, habría que remontarse a principio de los años 80. En esa época, Diego incorpora a su obra plástica elementos de arquitectura y decoración de los años 50, y ahí empieza su interés por la arquitectura que se desarrolla en la costa del sol en esa época. Existen dos libros dedicados al estilo del relax, ambos idea de Diego Santos.
El primero, “El estilo del relax” fue editado por el Colegio de Arquitectos de Málaga en 1987 y coordinado por Tecla Lumbreras. Contiene textos de Juan Antonio Ramírez, fotografías de Carlos Canal, y diseño gráfico de J.M. Oyarzabal.
.
El segundo, “El relax expandido”, editado por OMAU Málaga en 2010 y también coordinado por Tecla Lumbreras, contiene textos de Pedro Marín Cots, Iñaki Pérez Lafuente y Maite Méndez Baigues, fotografías de Carlos Canal, diseño gráfico de Antonio Herráiz.
Retratos a Victor García.
Artista multidisciplinar capitaneando @play.incolors. Un proyecto 360° que revitaliza espacios urbanos a través del arte con el objetivo de despertar inquietudes culturales en los visitantes, creando escenarios sociales originales y llamativos. La propuesta de Play in Colors es un viaje onírico a través de la forma y el color manteniendo vivos los espacios que compartimos.

A Victor y su proyecto, los conocí en 2019 mientras fotografiaba la pista de baloncesto de la Urb. de Capellanía, en Alhaurín de la Torre (Málaga). Desde entonces he seguido su pista muy de cerca fotografiando entre otros, el silo de Archidona.